Buscar
  • lugaitán

videncia natural

"Creo que Martín está con alguien. No sé, lo sentí, este maldito wifi, este gen de bruja. “ Dijo esto y se puso a llorar. Mi amiga, la amazona cogedora, la que se afila los colmillos y sale a cazar chabones, la que siempre tuvo relaciones abiertas muchísimo antes de que todo esto estuviera en agenda pública. Esta charla pasó el fin de semana, con la conjunción de #venus y #urano, dos indicadores astrológicos que nos hablan de la libertad vincular, entre otras cosas. Me flashea la infinita capacidad de lxs seres humanxs para re editarse y cómo pueden cambiar las relaciones. Tal vez estamos más acostumbrados a escuchar relatos del otro tipo, un vínculo que nace monogámico y después de un tiempo alguna de las partes quiere otro tipo de experiencias. Un vínculo que empezó siendo abierto y de repente, una de las partes quiere cerrarlo. El mundo de las relaciones dá para todo y no lo digo con tono de señora (¿o sí?), muchísimo más en la época en la que vivimos, con caída de paradigmas. Lo que le sirve a unxs no le sirve a otrxs y lo que funcionó bien en una época de tu vida no sirve en otras. La charla con la amiga me dejó pensando en algo más. Era la aplicación concreta de esa frase hiper popular por estos días que dice “no tengo pruebas pero tampoco tengo dudas”. Ella está segura que el chabón está con alguien más, no lo vió en ningún lado, solamente lo sintió. Por supuesto, existe la chance que sea un flash de ella y que eso que ella percibió sea su película, una simple desconexión del flaco, que está muy ocupado con su laburo o que simplemente no está tan amoroso como otras veces porque le duele el dedo gordo del pie.


El problema es que la amiga, además de ser una amazona cogedora, es vidente. Ya sé, parezco esos carteles que están en la calle que dicen “videncia natural, soluciono todos tus problemas”. Tranqui, TODOS mis problemas. La famosa bruja de barrio. Y me quedé pensando en cómo funcionan las visiones. Tal vez lo que percibimos es cierto en el momento en que lo percibimos, pero la vida se está moviendo todo el tiempo y esta certeza tan fuerte y concreta puede escurrirse de un momento a otro. También ella puede preguntarle al chabón y en ese caso, tiene que estar lista para escuchar la respuesta. Suponiendo que la otra parte será sincera, por supuesto. Por otro lado, en este caso aplica eso de que siempre es más fácil ver cosas para otres más que para unx mismo, porque los miedos y los deseos de que las cosas sean o no de determinada manera nos tiñen la visión. Y finalmente, la vida de la bruja, ya que estamos con esta figura arquetípica estos días a propósito del 8m y 9m y “somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar”, es una mujer muy libre. Claro que puede usar sus poderes para controlar y manipular (hello brujerías y gualichos varios) para que las cosas sean de determinada manera, porque humanxs miedosxs y caprichosxs, pero lo esotérico por definición es misterioso, imposible de cuantificar y agarrar. Por eso, queridx bruji que estás leyendo esto, si querés usar tus poderes para controlar a lxs demás, no sólo estás siendo invasivx y asfixiante, sino que además estás queriendo usar tu percepción sutil desde una lógica y una maquinaria vieja. No te culpo, después de todo me vi y me veo muchas veces ahí. Solamente te comparto unos pensamientos, ahora que #mercurio se puso directo en el #signo de #acuario en temporada #piscis, dos signos asociados a las visiones y las intuiciones. Creo que entramos a esto que llamamos el mundo esotérico queriendo garantias (¿mi novie me engaña? ¿mi novie está enamoradx de otra persona? ¿me va a ir bien en el viaje?) y una y otra vez nos damos cuenta que la vida escapa a nuestro control. ¿Esto quiere decir que entonces todo dá igual? Obvio que no. Lxs yoguis dicen que somos responsables de nuestras acciones pero no tenemos control sobre el resultado. Creo que va un poco por ahí.

-

ph Maruja Cáceres

0 vistas