Buscar
  • lugaitán

viajes





Era el año 2015 cuando tomé aya huasca por primera vez y luego vinieron unas cuantas veces más, pero esa primera vez la recuerdo perfectamente. Estaba muy nerviosa y tenía miedo porque había escuchado cosas muy tremendas sobre la planta, pero también sentía que tenía que hacerlo, que había llegado mi momento. El pánico ya se había ido y solo quedaba esa sensación que aparece cuando vas a hacer algo nuevo. Era verano extremo y no me costó hacer una dieta de sólo frutas y verduras crudas por una semana, pero no comí ni palta ni banana ni naranja. Parece que estos alimentos tienen una sustancia que combinada con la aya huasca, pueden levantar la presión sanguínea o dar dolor de cabeza. Entre la alimentación crudi vegana y los nervios previos, fui mucho al baño los días anteriores. Creo que me ayudó bastante a estar más liviana al momento de tomar la planta. Su sabor es muy ¿asqueroso? Entre amargo, dulce, picante y agrio. No sé bien cómo definirlo, pero te aseguro que mientras escribo esto, vuelvo a sentir el sabor en mi boca. Así que tomé un shot de este brebaje de planta y me acosté en mi mat de yoga. Tuve la suerte de estar guiada por músicxs chamanes que no solo acompañaron y cuidaron, sino que además son grandes artistas. La música se sentía bien distinta a cómo la percibo habitualmente. Los sonidos estaban adentro de mi cuerpo: los más grandes en la panza y las caderas, los más agudos en la cabeza. Al principio estaba ansiosa y pensaba que no me hacía efecto, hasta que en un momento empecé a tener imágenes de espirales y colores como fractales de un caleidoscopio, vi a unxs cuantxs amigxs y cosas que decirles, lloré de emoción y felicidad por el amor que me rodea(ba), tuve imágenes de cuando era niña que me dieron mucha pena y también alegría, una necesidad muy fuerte de abrazar a esa que fui, tuve algunas respuestas y finalmente me dormí.


@fluorecente

Cuando abría los ojos, veía normalmente, sabía quién era y dónde estaba, nunca perdí la consciencia. Esa primera vez no vomité, pero luego vinieron otras donde sí lo hice. Me daba pudor hacerlo en un balde adelante de todxs, pero luego entendí que es una purga. Normalmente el vómito que viene por la toma de la planta, coincide con la percepción de alguna traba, incomodidad interna o situación que estamos rumiando y lo mejor que podemos hacer es expulsarlo. Después viene el alivio y el relax. Otras veces la purga fue con bostezos, alergia nasal o llorando por cosas que no pude procesar en su momento. Alguna vez tuve que levantarme e ir al baño. Otras veces no pasó nada de todo esto y simplemente estuve tirada sobre el mat, en estado de relax absoluto. También me reí de verme a mi misma como en una película, haciendo cosas ridículas. Unas cuantas veces sucedió que las personas que estaban en la rueda conmigo habían tenido viajes similares. En el momento no lo supimos, pero sí después, cuando charlamos. Hubo una vez que todxs sentí pensamos sobre el padre y su legado, otra vez fueron los partos y las brujas en la inquisición... Cuando empieza a pasarse el efecto de la planta, cuesta hablar, porque la conexión interna es tan profunda que cualquier palabra es chocante. Y también he sentido exactamente lo opuesto: ganas de charlar con lxs amigxs y contarles la data que había venido a mí.


-

Podría describirlo como una meditación profunda, con un gran contenido onírico, sumado a momentos de revelaciones internas, caen un par de fichas y también me dieron ganas de irme a mi casa a comer un helado y estar con la gata. Pero lo más maravilloso sucede después, cunado el ruido mental baja y hay una mayor claridad de qué hacer y cómo hacerlo, no como un dogma ni una obligación, sino como una certeza que nace de adentro.


-

Me preguntas si cualquiera puede hacerlo, creo que no. Consultaría a terapeuta-médicx de confianza. Esta planta se ha utilizado para rehabilitación de adicciones y con presxs en Brasil. Más allá de esto, lo que ví en mí misma y en las personas a mi alrededor es que aparece una mejor versión de ellxs, menos neurótica, más empatica y compasiva, menos juiciosa. Una medicina vegetal que probablemente se siga expandiendo con #urano en #tauro y #neptuno en #piscis. Grandes revelaciones vienen en contacto con la naturaleza y en silencio.

5,379 vistas