© 2020

 de Lucía

Gaitán

Buscar
  • lugaitán

el descendente

Actualizado: 27 de oct de 2019




@fluorecente

Así como el #Ascendente muestra una #energia que tenemos que aprender a expresar con consciencia, el descendente es su opuesto y su complemento. Estos dos puntos de la #Cartanatal conforman un eje. Los dos extremos hacen a la totalidad y no pueden ser separados. Suponiendo que tu ascendente está en un signo de #fuego (#Aries, #Leo, #Sagitario), el descendente va a estar en #Aire.

Entonces el asunto es desarrollar la parte

instintiva y salvaje de la vida, pero teniendo en cuenta que lo que hacemos impacta en los demás y podemos lastimarlxs si somos demasiado intempestivxs. Si el Ascendente está en Aire (#Géminis, #Libra, #Acuario), el descendente está en un signo de fuego. Esto quiere decir que nuestro aprendizaje es la diversidad y la exploración, pero podemos pasarnos de multitasking y no focalizar en nada. Si el ascendente está en un signo de #Tierra (#Tauro, #virgo, #Capricornio), el aprendizaje es la constancia. Pero el descendente está en un signo de #Agua (#cáncer, #Escorpio, #piscis), entonces esa constancia no puede ser a cualquier precio, porque se convierte en rigidez extrema. Necesita estar balanceada con unas buenas dosis de suavidad y empatía. Si el ascendente está en un signo de agua, el aprendizaje más fuerte son las emociones. Pero si eso es lo único que rige nuestra vida, hay grandes chances de tsunami. Aprender a ordenar lo que sentimos es parte fundamental de la tarea.

:::: El Ascendente es la casa 1 y solemos decir que “soy yo”, mientras que el descendente es la casa 7 y es “el otro”. Pero en definitiva siempre es uno y sus proyecciones sobre “lxs otrxs”. Besooos.

::::

3,305 vistas