Buscar
  • lugaitán

todo esto

Actualizado: abr 1

Cuando entraron los nodos en cáncer y capricornio en la segunda mitad del 2018 nunca me imaginé que tan literalmente ibamos a quedarnos encerrados en nuestras casas. Los nodos son puntos de la orbita de la luna pero no son cuerpos fisicos. Para lxs esotericxs están asociados a vidas pasadas y a la noción de karma (nodo sur) y dharma (nodo norte). El nodo norte ahora mismo transita los primeros grados de cáncer y muy pronto cambia a géminis. Así que es un gran momento para ver qué es lo que nos dejó este pasaje de los nodos por cáncer y capricornio. Si pensamos en el nodo norte como una flecha o una dirección hacia donde ir, es claro que la flecha dice "metete en tu casa", "metete en vos mismx", "cuidate". Cáncer está regido por la Luna. Podemos pensar en el nodo sur como algo que ya conocemos y que necesitamos abandonar. En este caso, el nodo sur en capricornio, regido por Saturno, podría estar diciéndonos que dejemos de lado las estructuras más antiguas. El eje nodal, según algunas lecturas más modernas, no funciona tan así. No solo se trata de desarrollar el nodo norte y abandonar el nodo sur, más bien de la integración de polos. Los nodos se activan con los eclipses y éstos tienen una gran importancia en astrología mundana, es decir, astrología de alcance colectivo, aunque ya sabemos que personal y colectivo son dos dimensiones vinculadas e inseparables. El virus que amenaza con cargarse a nuestra especie es SARS-COV-2, que según dicen viene de China: alguien se tomó una sopa de murciélago en un mercado donde se comen todo lo que se mueve. Es el famoso “todo bicho que camina va a parar al asador”. Y de ahí a todo el mundo porque la globalización también es esto. Algo que pasa en China me afecta a mí que estoy en Buenos Aires. O en Barcelona. No importa. Es la misma idea jipi que dice “este planeta es mi casa” . Ahora es evidente. Entonces todo lo que suceda en cualquier lugar del mundo me toca a mí. Porque puedo ver muchos niveles de lo canceriano en simultáneo y voy a explicarlo, corriendo el riesgo de que este milhojas de información sea demasiado. Overwhelming es una de mis palabras preferidas en inglés, que significa básicamente esto, abrumador. Así es este tiempo.

Por un lado, estamos encerradxs en nuestras casas. El mundo doméstico es por definición el mundo de lo canceriano pero no sólo eso, estamos encerradxs en nuestras casas porque hay una pandemia. Tenemos un virus que nos respira en la nuca, todo se tiñe de miedos y se activan nuestros mecanismos defensivos. Aparece nuestro lado más primario y mamífero que busca la supervivencia. En el año 2020 esto es equivalente a hacer las compras en el supermercado y llenar la alacena de productos básicos. La luna. Y luego te preocupas por tu gente cercana, tus amistades, tu familia, tu mamá, tu papá y tus abuelxs, si lxs tenés. Oh, la luna. Tal vez la cuarentena es en soledad y entonces estás extrañando el contacto intimo, los abrazos y los besos. Te habías olvidado que eras mamífero y estabas trabajando, haciendo, produciendo. Y ahora que no podés, te das cuenta de eso que siempre estuvo ahí, tu lado tierno y sensible, pidiéndote espacio. ¿Qué hubiese pasado si compartías esta cuarentena con alguien? O tal vez estás pasando la cuarentena trabajando en la calle, laburando haciendo envíos de Glovo, manejando un transporte público, o sos personal del sistema de salud o cajerx de un supermercado. Entonces estás cuidando a otrxs y en el medio, cuidándote a vos. Pero ese cuidado no es gratis o no es por amor, es un trabajo y un trabajo que está muy mal pago, dicho sea de paso. Esto es cáncer y capricornio también, el amor que le ponemos a nuestro trabajo pero de amor no vive el mundo. O tal vez estás en tu casa con tu familia, y si sos mujer, hay muchisimas chances que la mayoría de las tareas domesticas estén recayendo sobre vos. Cocinar, lavar, limpiar, colgar la ropa, atender a lxs niñxs si los hubiera, cambiarle las piedritas al gato y sacar a pasear al perro… Ah, las delicias del mundo doméstico y las presiones del sistema patriarcal para que te ocupes de todo eso, pues cáncer y capricornio son también el eje de las tradiciones y lo que viene haciéndose hace mucho tiempo. Y además, el home office, porque es probable que también trabajes. Estás desbordada emocionalmente. ¿Cómo podría culparte? Una forma de vivir lo lunar con el sello del patriarcado.



O tal vez estás encerradx en una casa con alguien que es abusivo con vos y te estás enfrentando a esta situación de lleno y parece que no hay escapatoria. Sí la hay y esto también es la luna: cuidarte, preservarte y garantizar tu supervivencia. Llamá al 144. Ojalá esta cuarentena esté dejando en evidencia que no dá para más. O puede ser que la relación con tu pareja no sea tan terrible como para llamar a la línea de violencia de género, pero simplemente es evidente que ya fue. Como dice Albert Camus, “lo peor de la peste no es que mata a los cuerpos sino que desnuda almas y ese espectáculo suele ser horroroso”. La implacable certeza emocional y lunar de que algo llegó a su fin.




O tal vez estás tranqui en tu casa, disfrutando de este momento de contacto con vos mismx, porque nunca tenés ni tiempo ni espacio para sentirte. Y ves tu casa y las personas que están en tu vida y tenés la certeza de que al menos en esto, hiciste todo bien, que tenés altísima red afectiva y tu casa física es el mejor espacio donde podrías estar pasando esta cuarentena. O tal vez estás usando este tiempo para profundizar en vos mismx y de repente estás viendo hilos y patrones de cosas que venías haciendo y no te dabas cuenta del todo porque estabas a lo Rihanna, work, work, work y toda la parte emocional quedó sin registro. "De repente", es muy evidente que la persona con la que estás saliendo, bueno, lo de saliendo es una metáfora, se parece a tu ex y estas dos personas se parecen a tu papá. No porque el padre sea la luna, sino porque el padre también forma parte de mi entorno primario, de esos primeros años de vida. La Luna con Saturno. El eje de opuestos complementarios cáncer-capricornio. ¿O te estás anestesiando con comida, películas, alcohol, porro, series? Le decimos anestesia y quién negaría la importancia de ésta en cirugías de gran complejidad. No tengo dudas: esta es una operación a corazón abierto

Y cuando te vas a dormir, tenés una increible cantidad de sueños. Muy vívidos o muy terribles. Esto es la luna también. Estamos conectados a todo lo que nos rodea, aunque lo olvidemos. Puede ser que tu ciclo menstrual se haya modificado con todo esto, que se haya adelantado, atrasado o que hayas tenido dolores poco habituales. Descartando embarazo o cualquier otra variable con solución médica, la pregunta sería ¿cómo no iba a modificarse tu ciclo menstrual con tu vida cotidiana absolutamente trastornada? Esta es la famosa variabilidad lunar y canceriana.

-

Lxs humanxs tenemos un sistema de defensas y es clave que esté fuerte. La microbiota (bacterias, virus y hongos que viven dentro nuestro) nos protege de microorganismos que nos enferman. Según qué tipo de alimentación tengas, serán las bacterias que abunden en tu tubo digestivo. Si comés mucha fibra fermentecible hay una microbiota variada y saludable. Esa fibra está en verduras, frutas y legumbres.[2] Y por supuesto, el kéfir y la kombucha son aliados. ¿Esta alimentación está disponible para todxs? Claro que no, porque vivimos en una sociedad con grandes desigualdades. Hay barrios donde ni siquiera se venden frutas y verduras, sólo alimentos envasados, llenos de conservantes, pesticidas e ingredientes con nombres imposibles de pronunciar. En algunos casos, ni siquiera hay agua potable. Entonces, este virus que, en algún punto nos humaniza y nos pone a todxs en el mismo lugar, porque te lo podés contagiar aunque seas el Príncipe Carlos de Inglaterra, va a volver a dejar en evidencia que no somos todos iguales, sino que tenemos armados circuitos endogamicos y cerrados, donde nos miramos el ombligo con lxs que son iguales a nosotrxs. Lxs de mi clase social. Otra versión de la luna y lo canceriano. Si sale la vacuna contra el virus, ¿qué precio va a tener? ¿va a ser política de Estado? Dicho sea de paso, creo que esta situación pone en evidencia que por mucho que deseemos y busquemos crear formas horizontales de organización, sigue siendo necesario que haya un Estado que se ponga la camiseta ante situaciones de emergencia como ésta. El Estado, esa institución que ha sido defenestrada y vaciada tantas veces, es el único que va a responder cuando las papas quemen. Y sí, termina cumpliendo una función lunar de cuidado. ¿Esto puede abrir el espacio para que el Estado se convierta en una institución absorbente, hiper vigilante, que se mete en la vida íntima de las personas? Puede ser, al modo de la conjunción de Saturno y Plutón. Esto también es un registro canceriano capricorniano extremo: no queda lugar para las individualidades y las excepciones. Muy fácilmente esto se convierte en el control de los cuerpos con un chip debajo de la piel sostenida por la pretensión de ser cuidados y protegidos, pues luna siempre. En Argentina tenemos una gran cantidad de población por debajo de la línea de la pobreza, que tiene trabajos informales y donde simplemente no es posible quedarse en casa. ¿Quién cumple la función de cuidado entonces? El Estado, muchísimo más en un país como el nuestro que tiene el sol en el signo de Cáncer. Regidos por la luna.

-

Nací en los ochentas y no tengo registro de una crisis de alcance global como la que estamos teniendo en estos momentos. No hay ningún lugar al que escapar, no puedo viajar a ningún lugar del mundo para evadir esto. Tan millennial que duele. Nada más puedo quedarme en casa, conmigo misma. Cuando tengo miedo por lo que va a pasar, pienso en mis ancestrxs y en todo lo que vivieron: guerras, hambrunas y emigraciones forzosas. Y si me voy aún más lejos pienso en todo lo que vivió la humanidad hasta llegar a este momento. También pienso en la Tierra que tiene millones de años, vivió con dinosaurios y sin ellos, con virus y bacterias, con humanxs y probablemente también sin nosotrxs, si así lo quisiera. Suponiendo que la Tierra tiene una conciencia y una voluntad, por supuesto. Acá, yo, tan millennial, pensando y sintiendo que este es el fin del mundo y éste ya pasó muchas veces para lxs humanxs. Probablemente éste sea otro ciclo que se termina y otro comienzo vendrá. La sabiduría de los ciclos es una sabiduría lunar pero espero, deseo y anhelo que hagamos lo que esté a nuestro alcance para crear un nuevo hogar, uno que sea inclusivo de verdad, porque lo lunar también puede ser quedarnos atrapados para siempre en un ciclo de repeticiones donde las cosas cambian superficial pero no profundamente.


-

[1] http://revistaanfibia.com/cronica/las-nuevas-pandemias-del-planeta-devastado/ [2] Fuente. Licenciada Marcela Manuzza.

1,936 vistas