© 2020

 de Lucía

Gaitán

Buscar
  • lugaitán

Las Eras

Actualizado: 28 de ene de 2019


Cada era astrológica dura 2166 años, más o menos. Digo más o menos porque no podemos saber con exactitud cuando empieza y cuando termina este segmento de tiempo. O sea que un ciclo completo tiene 26 mil años! Vamos “al revés” del Zodíaco debido a una cuestión llamada Precesion de los equinoccios, que te invito a explorar si es que te interesa. El motivo de este texto es acercarme a estos capítulos de la historia, cada uno con su propia mirada sobre Dios. En la era de #Tauro, era la mujer, diosa y fértil dadora de alimentos. Fue el comienzo de la producción de alimentos en la zona del Nilo y la Mesopotamia. La Naturaleza era salvaje y había que adorarla y rendirle culto, caso contrario la supervivencia estaba puesta en duda. En la era de #Aries, era el hombre y guerrero, capaz de dominar a la Naturaleza. O el Dios que se mezclaba con lxs humanxs y tenía romances, hijos y otras novelas. En ese periodo de tiempo, se desarrolló la filosofía, la lógica y la estrategia militar. Nuestra era de #Piscis comienza con el nacimiento de Jesús y los valores de nuestro tiempo son la compasión, el Amor incondicional, la entrega y el sacrificio. Es un Dios omnipresente que todo lo ve, todo lo sabe y todo lo perdona. Pero también está presente la energía opuesta. En este Universo todo viene de a pares. El opuesto es #Virgo y es el culto a la Razón, la Ciencia y la capacidad para poner límites, a veces de manera excesivamente rígida. En esa rigidez, aparece la separación entre mundo material y espiritual, o entre ciencia y espiritualidad, hemisferio izquierdo y derecho del cerebro.

::



Ya estamos sintiendo #Acuario. Los hippies cantaban sobre esto hace unas décadas. ¿Cuáles son los síntomas de esta era que está llegando pero que aún no está instalada por completo? Dios es el Cosmos, el Universo entero. Hacemos culto a la tecnología y algunas tareas van a automatizarse, empiezan a aparecer los robots y el desarrollo de la realidad virtual. Valoramos el movimiento, vivir muchas experiencias y tener amigos alrededor del mundo. Decimos que los amigos son familia, algo que es impensado para las estructuras clanicas y endogamicas. Thich Naht Hanh, un maestro budista, dice que el Guru es la Sangha, la comunidad. Es decir, estamos pasando de la adoración a una persona como representante de Dios en la Tierra, a un formato más horizontal y democratizado. Por supuesto que está presente la energía de Leo, opuesta a Acuario. Y somos narcisos e individualistas. Nos sacamos selfies en todos lados y en cualquier situación. Tenemos dificultades vinculares porque sentimos que perdemos libertad y autonomía. Y por supuesto, nos seguimos matando y señalando a todos a nuestro alrededor creyendo que somos mejores que los demás. Acá estamos, aprendiendo a ser humanos. Una vez más.

-

fotografía de Ana Harff

4,060 vistas1 comentario