Buscar
  • lugaitán

La casa 12

Actualizado: 23 de ene de 2019


La casa 12 en nuestra Carta Natal puede ser interpretada de distintas maneras. Si bien todos tenemos todas las casas y todos los signos, este área se hace más potente cuando hay planetas. Una de las formas de entenderla es la de las memorias intrauterinas. O sea, la conexión con nuestra madre mientras estaba embarazada de nosotros. Sus vivencias, sus pensamientos y sus emociones generan en nosotros una huella muy profunda que iremos desarrollando y descubriendo a lo largo de nuestra vida. Probablemente, muchos de nuestros mambos sean heredados del momento de gestación. Otra forma de entender a esta casa, es a través del concepto de inconsciente colectivo. Así como hay una psiquis individual, podemos observar que existe esa misma entidad, pero a gran escala. Entonces, los planetas que tengamos en esa casa se activan en grupos de personas. Puede ser una reunión de diez personas pero sobre todo, con grandes multitudes como un recital, o grandes sacudidas a nivel social. Por ejemplo, una manifestación o elecciones legislativas. Las personas con energía de la casa 12 sienten muchísimo lo que sucede a su alrededor, sólo que normalmente no saben cómo decodificarlo. Pueden pasar de la euforia y sensación de muchísima vitalidad, a estar deprimidxs, tensxs o asustadxs sin saber bien por qué. La respuesta es que tienen un grado de sensibilidad muy alto a las corrientes colectivas. Tienen la antena WIFI muy abierta. Lo social suele generarles sensaciones dobles. Por un lado, una necesidad muy grande de participar y compartirse con otrxs. Y por otro lado, la sensación de estar abrumados y con necesidad de aislamiento. Luego está la lectura ligada a las vidas pasadas. Es como si la persona ya hubiese vivido muchas encarnaciones con ese o esos planetas muy activos y ahora tiene toda esa información disponible para ser utilizada.

:::



Lo complejo de la casa 12 y de los planetas que esten ahí es que resulta difícil acceder a ellos de manera directa. Es como si quisiéramos vernos la espalda: o usamos un espejo o le pedimos a alguien que nos mire. Normalmente la sensación es que hay algo que está acechando, una suerte de energía desbordante que puede tomarnos en cualquier momento y sobre la que no podemos maniobrar. Algo grande opera a través nuestro. En mi opinión, como portadora de Lord #Plutón en esa casa, lo mejor que podemos hacer es dedicarnos tiempo a la observación interna. Yoga, meditación, tiempo en silencio y al aire libre son fundamentales para el reseteo. Pero también dedicar momentos a comprender lo colectivo. Desde las ciencias sociales, pasando por el arte hasta llegar a la astrología y todo lo esotérico que encuentres. Y que el aislamiento no te tome por completo. Eso no quiere decir que tengamos que subirnos a todos los planes y todas las movidas, también es una parte importante saber elegir. Sobre todo si somos sensibles a las corrientes colectivas, algunos entornos van a resultarnos muy pesados y otros más cómodos. Será cuestión de ir viendo qué nos pasa.

0 vistas