Buscar
  • lugaitán

Astrología para todes


Estas semanas de #mercurio retro anduve dando vueltas con esto del lenguaje inclusivo. Pasé de sentirme una vieja diciendo “esto es de gente joven” y “no puedo incorporarlo” pero “qué bien que lo usan” a decirle Gatite, al feline que acabo de adoptar, que tiene testículos, pero no sé si se siente varón. Es decir, si su biología coincide con su autopercepción. (Gracias @fanticecilia por esto) En el medio, tuve la hermosa oportunidad de hacerle la #cartanatal a Maia, une trans, sobre su historia y su proceso. Dentro de pocos días voy a escribir sobre esto, les prometo. Y sí, me estuve haciendo preguntas sobre las nociones de femenino y masculino que son tan utilizadas en #astrologia y la relación con los movimientos sociales que están sucediendo. Cómo entenderlas, qué significan, si siguen vigentes o quedaron fuera de juego. Lo que creo es que esas categorías sirven para mencionar dos polos de un espectro. Podemos identificarnos o no con esa polaridad, por ejemplo cuando hablamos del Varón Cis, que responde al polo de lo masculino arquetípico. Lo que está sucediendo es la apertura social para las miles de formas que pueden darse producto de la alquimia entre esos dos polos. La Astrología entiende que todes tenemos todas las energías. De hecho, es un lenguaje que refiere a temáticas colectivas, que son comunes a todes, pero también comprende la individualidad, por ende, la subjetividad y la sensación interna. Y para esto último, no es necesario que esperemos que la Real Academia Española o un decreto avale esta situación. De hecho, lo más probable es que primero sea un movimiento social y luego sea reconocido oficialmente. Se me vienen a la mente algunas categorías que tradicionalmente fueron utilizadas como insulto o de manera despectiva, y ahora funcionan como una reivindicación identitaria. Por ejemplo, “torta”. Lo que quiero decir con esto es que la E puede significar la solución ante la hegemonía de lo masculino, pero también puede ser que algunas palabras pierdan carga y que nuestra psiquis las decodifique de manera inclusiva, sin asociar Humanos a un grupo de varones cis, sino al amplio espectro que puede entrar dentro de la categoría de “personas” o “gente” (palabras que suelo usar con bastante frecuencia porque las siento más abiertas). Hasta hace unos años, para hablar con alguien que no conocíamos decíamos “usted”, pero hoy nos voseamos en prácticamente todas las situaciones y no estamos pensando que nos faltan el respeto por esto. Entiendo que el lenguaje responde a los usos y costumbres de una sociedad, en determinado momento histórico. Es una estructura viva y en movimiento, como nosotres, y como tal está sujeta a cambios y modificaciones, algunos más visibles y evidentes y otros más sutiles, pero significativos. Tal vez la E sea un comienzo y una forma de hacer evidente todo este movimiento gigante que está sucediendo en estos momentos, pero tal vez no sea la solución final. No sé. Sigo con este work in progress. Nos vemos.

- Este artículo me sirvió mucho para pensar el tema y vino del muro de FB de Gaby Larralde:

https://elgatoylacaja.com.ar/la-lengua-degenerada/

0 vistas